martes, septiembre 12, 2006

Clasificaciones


El ser humano estuvo preocupado desde el comienzo de la historia por el arte de clasificar. Así fue que en el antiguo testamento se clasificaron los animales en unas categorías bastante sorprendentes pero que tenían su utilidad práctica en los rituales judíos y que aún se conservan en la cultura culinaria kosher. Desde entonces no se puede estar al margen de esa manía tan humana de ubicar a las cosas y las personas en tal o cual grupo dentro de una clasificación que, como todas, peca de arbitraria. Bueno, resulta que estuve invitado en el programa de Ginette Reynal, Interrogantes, en Radio Belgrano, AM 950. Fui invitado como médico para hablar del uso indebido de los psicofármacos. Bueno, bueno... Un tema a todas luces intranquilizador, inquietante, diría un psicoanalista que clasifica los problemas según su inquietud potencial...
Lo que más me llamó la atención fue ver en ese programa y en el anterior, que conducía Moria Casan, una falta de pasión pavorosa. Una falta de amor por la radio que en seguida puso en marcha los motores clasificatorios.
La Radio Palermo, con sus programas de bajo presupuesto, con sus conductores mal preparados para la función, con su supuesto mercantilismo, es un paraíso de pasión y amor puesto al servicio de generar un producto digno que no se ve en la radio masiva, con algunas excepciones, claro.
Siempre pensé que los conductores de radio, los animales de radio, deberían encarnar de alguna manera, el ideal renacentista, un poco de todo, más bien mucho de todo.
Versatilidad, curiosidad, ansiedad por saber más, pasión por el lenguaje, amor por la literatura, melomanía, cinefilia, interés por la cultura popular y por la cultura elitista. Ratones de biblioteca, los animales de radio, no deben parar de leer. Preguntones, visionarios, soñadores, conocedores del lenguaje y la gramática, eruditos...
Bueno, Ginette Reynal cuando me vio que llevaba el último libro de Martin Amis, Perro Callejero, de editorial Anagrama, lo miró, al menos lo miró, y me dijo: "mirá lo que lee el doctor.." yo pensé que le llamó la atención el libro, pero se refería a la tapa que mostraba el pecho entreabierto de una mujer y ella pensaba que era literatura...¡porno..! o algo así y agregó "y bueno, con algo se tienen que entretener, ja, ja..."
No sabía de la existencia de Martin Amis, ni de editorial Anagrama, el colorcito amarillo de los libros no le decía nada.
Bueno, entonces podemos hacer una clasificación, las personas que conocen la editorial Anagrama y las que no la conocen. Las que trabajaron para la SIDE y las que nunca trabajaron para la SIDE. Las que saben de que estoy hablando y las que no tienen la menor idea.
Esta noche estará Elena Levi-Yeyati, el Pelle Vence y el staff de siempre de Siempre Libre.
Lean la nota de Germán García sobre los 25 años de la muerte de Lacan, en este link de Clarin, recomendada por Siempre Libre.
http://www.clarin.com/suplementos/cultura/2006/09/09/u-01267875.htm
Bacci e abracci.
La foto es de mi dibujante de historietas preferido, Enki Bilal. Ya hablaremos de él.

2 comentarios:

El Padre Tiempo dijo...

Francisco:

Excelente nota. Me permito añadir otra categoría: los que conocen a Enki Bilal, y los que viven sumergidos en la ignorancia y la ceguera. He dicho.

PD: Me parece recordar que en el programa le endosaste el gentilicio de "búlgaro", o algo así. Es yugoeslavo (o a lo que sea que pertenezca Belgrado). Interesante comparar el cómic "La Foire aux Immortels" y el film "Immortel": una proeza de síntesis y autoadaptación.

Felicitaciones por el programa (y el blog). Un abrazo.

Francisco Abelenda dijo...

Uh, qué error! Creía, no se por qué, que Bilal era Búlgaro... Subsanado el error, ya hablaremos de él en el programa.
Gracias por escribir y escuchar Siempre Libre..!
Saludos.
Francisco