jueves, enero 20, 2011

Mariposas vs Avispas


Estuve pensando mucho y analizando una y mil veces mi posición de estos días y sinceramente tengo cierto temor a equivocarme y estar pensando con la parte de mi cabeza socialdemócrata. Por eso quiero seguir debatiendo para ver si puedo sacar algo en limpio o entender mejor cómo es esto de hacer política y ganar. La pregunta es cuál debería ser la estrategia del espacio oficialista para ganar holgadamente las elecciones presidenciales y controlar el Congreso.

1. El oficialismo podría adoptar una estrategia pasiva basada en lo ya logrado yendo con paso firme sin mucha turbulencia. Con eso tal vez alcance el 40%. Pero ojo que alguna operación mediática o alguna zancadilla pueden poner en riesgo la victoria.

2. La otra posibilidad es encarar un estilo bien confrontativo mostrando a la sociedad lo terrible que son los otros, señalar lo más fuerte posible lo demoníaco de Duhalde, Macri, Carrió, Cobos, Alfonsín, Sanz y Solanas. Hacer escraches y pasar a la ofensiva contra la oposición. Yo creo que esto puede producir un fortalecimiento de los cuadros militantes y una consolidación de un 30 % que por otra parte ya está consolidado, así que lo descartaría a priori como estrategia central. Creo que dificilmente este camino consiga muchos nuevos adeptos a la causa. Tal vez como táctica muy eventual pueda ser útil pero sólo desde una perspectiva funcional. y bien conducida, con inteligencia.

3. Una tercera posibilidad es adoptar un estilo defensivo, resaltando las mejores virtudes de la causa y reaccionando pacífica y hasta amorosamente a las agresiones que van a venir. Quitar en principio del vocabulario del militante toda referencia agresiva de cualquier tipo hacia cualquier miembro de la oposición ya sea política o mediática. En todo caso elegir enemigos pero de a uno y sin ensañarse cuando estén débiles.

Estas tres estrategias podrían eventualmente combinarse. Kirchner supo elegir al enemigo e ir de a uno o contra muchos a la manera de una Blietzkrieg (la guerra relámpago y sorpresiva de los alemanes) El problema es que si la Blietzkrieg se prolonga en el tiempo sin victoria contundente se convierte en una guerra a lo Pirro en la que la victoria puede ser peor que la derrota.

La clave es saber el momento de pegar y cómo pegar.

Por eso creo que la mejor estrategia debe ser como la de Mohamed Alí en su pelea en Zaire contra George Foreman "Aletea como una mariposa y ataca como una avispa"

Lo explico mejor en un artículo que escribí hace unos años acá:

http://siemprelibrefm.blogspot.com/2006_09_01_archive.html