lunes, noviembre 06, 2006

El cine ha muerto, vivan las series


Ante nuestra creciente adicción a las series de televisión, Siempre Libre recomienda las siguientes:

1. Grey´s Anatomy: un grupo de residentes (internos) de cirugía en el Seattle Grace Hospital dan sus primeros pasos en la medicina guiados por su jefe de residentes la Dra. Miranda Bailey y los staff Dr. Preston Burke y Dr. Derek Shepherd. Alex Karev, Isobel "Izzy" Stevens, Meredith Grey, Cristina Yang, George O´Malley. Vamos por la tercera temporada pero se pueden conseguir en cualquier videoclub las temporadas anteriores.

2. Prison Break: Michael Scofield asalta un banco a mano armada para ser condenado a prisión efectiva en Fox River la prisión de alta seguridad en la que está esperando su ejecución su hermano Linc Burrows, condenado a muerte por un crimen que no llegó a cometer, el asesinato de la Vicepresidente de Estados Unidos. La idea de Michael es escapar junto a su hermano y para eso elabora un plan de una precisión milimétrica que como ayudamemoria está tatuado en clave en todo su cuerpo, que así se ha convertido en un mapa. El staff de presos es un equipo inigualable y si bien esa carcel parece más entretenida y menos desagradable que mi colegio secundario, la serie se sostiene con un guion muy divertido y dinámico. Además mustra cual es el estado de las cosas en Estados Unidos en la relación del pueblo medianamente informado con su gobierno.

3. Lost: qué decir de la serie peor actuada de la historia. A pesar de que las actuaciones son malísimas y los personajes muy estereotipados, los escenarios estén desaprovechados y la historia se excesivamente enredada, la serie se sostiene y ha logrado revolucionar la tradición de las series americanas. El nuevo concepto se basa en las elucubraciones del público y los debates por internet, la bajada de archivos que circulan por internet y otorgan claves para develar el misterio, videos secretos, números ocultos, páginas web de compañías inexistentes completan el panorama de una experiencia en la que el espectador está tan perdido como los náufragos en esa isla que no es precisamente la de Gilligan.

4. House MD: un gran actor en un papel a su medida, Hugh Laurie en el papel de Gregory House, un médico especialista en diagnosticar diagnósticos imposibles. Un rengo malhumorado y con actitudes infantiles dirige un staff de médicos que ponen el acento en los dilemas éticos de nuestra querida profesión médica.

5. Shark: gran serie de la que vi el primer capítulo pero que confirma mi teoría de que el gran cine americano se está mudando a la televisión. Dirigida por Spike Lee y actuada por James Wood la factura es impecable. Grandes actuaciones, excelente guion. Igual sólo vi dos capítulos, pero la serie se las trae.