martes, junio 24, 2008

Ibarlucea

Mi amigo Carlos "El Negro" Gallo ha escrito esta pequeña reseña sobre su mudanza a un pueblo que parece perdido en el tiempo y que es uno más de ese interior maravilloso pero con personas como las de acá nomás, que piensan tan feo como cualquiera de nosotros y que son tan descartables o imprescindibles como las que uno puede encontrar en Sante Fe y Callao. Por las fotos se ve que es un lugar muy apacible. Qué atrevido el Negro, ¡¡venir a joder a un pueblo tranquilo..!!!...


Ibarlucea

por El Negro Gallo

Estoy dejando la metropoli, mi Corrientes Porá, de a poco, porque no me da para hacerlo de una vez. El campo ha sido mi objetivo, ser parte de la Sociedad Campera, alineada junto a la Cristina. Yo pregunté : "¿Qué Cristina?. Ojo al piojo, que no quiero lio con la que te jedi", y me contestaron: "seguinos que no te vamos a desfraudar. Nuestros dos principios fundamentales, son los derechos del animal y la libertad de los yuyos: No matamos ni a los gorgojos y con respecto a los yuyos, los dejamos crecer solos, para que sean libres."

Alquilamos una casa, toda amarilla ella. ¿Será "Casa Amarilla"?. Le pregunte a la Lorena, "¿por que elegiste esta?". Y me contesto, "acaso no recordas que soy bostera". Mujer de hombre de campo!!!. No tiene nada, ni cucarachas. Tal es la cosa, que la vecina me vendio a un precio justo, unas cuantas, pensando que solucionaba su problema, porque las otras, por afectos, las iban a seguir.

Este maravilloso pueblo tiene o tenía varios personajes. Uno, que ya murio, era mas viejo que el pueblo. Puso el boliche, y entre los tetra-bricks y escupideras que vendía, creció. Él vendió lo que se necesitaba. Hoy tenés que ir al Super. Se llamaba Abdala, "el turco" obviamente. Dueño de unos de los dos bares: Yo iba, porque desde que murio no pude volver a ese lugar sagrado. Hacia "el Abdala" en honor a su propia persona. Cinzano y Fernet. Uds se preguntaran qué tiene de diferente al del Sheraton. En la paciencia..., en la paciencia... y el sifón. A golpe de soda, intermitente y espera, lograba llegar al final, con un copo de espuma, que era el destaque. El otro bar esta al lado de mi casa. Una cosa fundamental, por el tema de los controles de alcoholemia. Pero lo mas importante, es que no pueden entrar mujeres.y no lo digo por machista, sino por los celos de la Lorena.

Para redondear, el intendente de la comuna, que por el presupuesto no le da para municipalidad, es el Negro Palma, Ex jugador de Central, que su vestimenta protocolar es la camiseta canaya. No se sabe cuantos habitantes tiene, porque no hay gente para hacer el censo.

Este pueblo que se llama Ibarlucea, esta sobre la ruta 34 que va hacia el noroeste, a 8 km de Rosario y 20 minutos de mi oficina. Uds se preguntarán cómo lo conoci. Cuando adolescente, estaba noviando y despues de tres dias, estaba como el pan recien salido del horno. La Flaca, como la llama ahora ese Calamaro, me dice, vamos a La Luna. Yo pense, esta es la mujer para que sea la madre de mis hijos. Qué romantica!!! Ingenuo yo, pregunto: "¿y como hacemos para llegar mi Dulcinea?". "Agarra la 34, hacia Ibarlucea". Despues me entere de que era un motel. En mi ansiedad siempre me pasaba y terminaba en el pueblo, mas precisamente en los yuyos. Días despues me empezó a picar el pubis y ella me dijo: son los gorgojos. Como se daran cuenta, todo tiene siempre un porqué, su piedra filosofal, es el amor y la libertad.

Qué belleza que un pueblo haya tenido la grandeza de no crecer, seguir siendo pequeño.

Todo esto tiene que ver, que ni los gorgojos me aguantaron, se me iban, me abandonaban.

Pero este proyecto nuevo, joven y desafiante, a mis 64 pirulos, lo hago con la mujer que me cambio la vida, a chancletazos.

3 comentarios:

john lake dijo...

Simpático y emotivo el comentario de El Negro.

Anónimo dijo...

LA VERDAD QUE EN UN TIEMPO ME VOY PARA LOS PAGOS IBARLUCENCES Y NO CONOZCO UN LUGAR COMO EL QUE APARECE EN LA FOTO ESPERO QUE NO QUIERAN VENDER GATO POR LIEBRE. JAJA IGUALMENTE QUIENES QUIERAN IR A IBARLUCEA TIENEN QUE SER AMANTES DE LA NATURALEZA, LA TRANQUILIDAD Y EL VERDE. POCO RUIDO, POCAS LUCES. TODO EN UN APACILBE PUEBLO QUE QUIERE SEGUIR SIENDOLO.

Anónimo dijo...

LA VERDAD QUE EN UN TIEMPO ME VOY PARA LOS PAGOS IBARLUCENCES Y NO CONOZCO UN LUGAR COMO EL QUE APARECE EN LA FOTO ESPERO QUE NO QUIERAN VENDER GATO POR LIEBRE. JAJA IGUALMENTE QUIENES QUIERAN IR A IBARLUCEA TIENEN QUE SER AMANTES DE LA NATURALEZA, LA TRANQUILIDAD Y EL VERDE. POCO RUIDO, POCAS LUCES. TODO EN UN APACILBE PUEBLO QUE QUIERE SEGUIR SIENDOLO.