domingo, junio 01, 2008

Desagravio a Kitano

Me quedé mal por el maltrato que le ha propiciado el Grupo de Cine a uno de los más grandes cineastas de todos los tiempos, Takeshi "Beat" Kitano, en la última reunión en casa de la familia Marafioti. Esa noche vimos Kids Return (キッズ・リターン) (Kizzu Ritaan), una película emblemática en la vida de Takeshi.

Kitano nació en 1947 en el seno de una familia humilde de un barrio obrero de Tokio, hijo de un pintor que aparentemente era miembro de la Yakuza. El padre se llamaba Kikujiro y en homenaje a él, Kitano llamaría así a uno de sus personajes más recordados en El verano de Kikujiro (recordar que en la película Kikujiro era el mafioso que toma a su cargo al niño)

La madre de Kitano, Saki, hizo muchos esfuerzos por mandar a Takeshi a la escuela pero finalmente lo expulsaron por mal comportamiento y comenzó a trabajar en bares de Striptease. En uno de esos bares, Kitano estaba trabajando en 1972 de ascensorista cuando uno de los cómicos se enferma y entonces se ofrece a remplazarlo y lo hace con tanto éxito que comienza, con Kaneko, una dupla cómica que lo haría famoso en el mundo del mazai (una especie de dupla de stand up a la japonesa). Kitano y Kaneko formaron un duo conocido como Los dos Beat y de ahí el apodo que todavía le queda a Kitano. Los dos Beat tuvieron tanto éxito que llegaron a la cadena NHK, la más importante de Japón.

Nagisa Oshima lo invita en 1983 a participar de su película Merry Christmas Mr Lawrence, que en Argentina se conoció como Furyo (junto a David Bowie) y así Kitano tiene su primera experiencia importante con el cine. En esta película, como Kitano era tan conocido como humorista, su actuación fue tomada en broma por todo el público que se reía a carcajadas ni bien él aparecía en pantalla. Esto fue tan humillante para Kitano que juró a partir de ahí que sus personajes siempre serían serios, toscos y que casi nunca sonreirían en pantalla. Otra vez fue convocado en 1989 a actuar en una película que le cambiaría la vida Violent Cop (Policía violento) que iba a ser dirigida por el mítico director Kinji Fukasaku (Polo lo conoce bien, es el de Battle Royale) pero este se enfermó y Kitano se ofreció a dirigir la película sin ninguna experiencia previa. Ahí ya comienza a trazar su estilo característico que hoy no sorprende tanto porque fue copiado hasta el hartazgo, pero entonces esas escenas bucólicas detenidas por accesos de violencia, largas caminatas con música incidental característica, tomas estáticas prolongadas, la cámara detenida por un rato largo con los personajes ya habiendo salido fuera de plano, eran sumamente novedosas y embriagadoras.

Luego filmó tres películas emblemáticas, Boiling Point (1990), Sonatina (1993) y Escenas frente al mar (1991) esta última sobre un surfista pobre y sordomudo y su historia de amor con una chica que lo acompaña a todas partes en silencio. Después de estas tres filma su primera comedia (que yo no vi) Getting Any? (1995) .

Después de esta película Kitano tiene un tremendo accidente, saliendo totalmente alcoholizado, se hace pelota contra un poste a toda velocidad en su moto y estuvo muy cerca de morir, internado 4 meses en un hospital de Tokio, con un juicio en contra de su aseguradora por conducir borracho, pierde todo el dinero que tenía y queda con un deformación, un tic permanente en la mitad derecha de la cara la que le queda paralizada en un rictus maligno que viene bien para sus papeles de Yakuza.

Después de este accidente se dudaba de si Kitano volvería a levantar cabeza. Pero como uno de los personajes de Flores de Fuego (Hana Bi) 1997, Kitano se dedicó a pintar unos cuadros fabulosos con marcadores de color tipo Silvapen que los usó en esa película, en el comienzo de Kids Return y en otras.

Inmediatamente después de recuperarse filma su película Kids Return (la que vimos en lo de los Marafioti) que tiene un puntaje de 7,6 sobre 10 en IMDB con 1922 votantes. Un puntaje muy elevado para el sitio que Clara define como popular. En rottentomatoes.com, el review de las críticas más importante del mundo, le dan una frecura del 100 % con 5 críticas revisadas, la más importante de la BBC. Si pasean un poco por rottentomatoes se van a dar cuenta de lo dificil que es llegar a este porcentaje de frescura.

Kids return es una película maravillosa, excelentemente actuada. Algo lenta y tal vez demasiado larga para una velada en la que los asistentes, adormilados por muchas botellas de excelente vino y amantes no confesos del cine más pochoclero y barato de Hollywood, jamás podrían apreciar semejante obra de arte. Es verdad, lo confieso, que algunos códigos del cine japonés como el humor del teatro Kabuki que sutilmente se desliza no es facil de apreciar por la cultura occidental, pero sacando eso, la película desborda sinceridad y simpatía.

Clara pedía definiciones sobre la película a 10 minutos de comenzada, te gusta..? preguntaba, mientras los otros, la mayoría, dormía...Esta película rechaza la definición categórica inmediata, es menester dejarla en el cerebro, en el area del hipocampo que almacena las emociones, no dejarla salir con exabruptos , dejar que repose y luego pensarla de nuevo. Y ahí quiero ver qué dicen...

Después de Kids Return la de Takeshi es historia conocida.

Kitano se consagró en Venecia con Hana Bi, y luego su fama recorrió el mundo, fue cool decir que a uno le gustaba Kitano. Y él siguió con lo suyo. Brother, Dolls, Kikujiro... Yo tal vez caí en la trampa alguna vez, debería volver a ver Zatoichi, que no la entendí...

Una cosa más, no me importa si no llegaron hasta acá leyendo esta nota porque tal vez sea demasiado largo lo que escribí pero algún día, tal vez sus nietos lo lean y gustosos se dispongan a ver, sin prejuicios ni haraganerías, una buena película del más grande, de Takeshi Beat Kitano.

No hay comentarios.: