martes, mayo 25, 2010

La farándula en el Colón

No me interesa machacar demasiado pero para mi lo del Colón fue una mierda. Fue la postal perfecta del país que no quiero que sea.

Adentro del teatro había 2500 personas que consiguieron o compraron la entrada por puras cuestiones de privilegio. Susana Gimenez, Valeria Mazza, Mirtha Legrand, Chiche Gelblum, María Laura Santillán, Graciela Borges, Hugo Biolcatti, Ricardo Fort, personas famosas que tienen bien ganada su fama estaban del lado de adentro. Se privilegió en las invitaciones a la farándula mediática. No estaban ni fueron invitadas miles de personas modelo que tienen tanto o más mérito que Susana Gimenez y mil veces más cultura, por decir algo. Por qué estaba invitada Susana Gimenez o Ricardo Fort y no el director del Hospital de Leandro N. Alem de Misiones, por poner un ejemplo. Y si hablamos de fama, por qué no estaba invitada, por ejemplo, Estela de Carloto o Florencia Peña..? O tantos luchadores sociales históricos. O tantos músicos que dedican gran parte de su tiempo a transmitir su amor por la música. ¿Cual fue el criterio de selección de las invitaciones? El teatro Colón es público...! Se pagó su arreglo con el dinero de todos..! Por qué estuvo invitada Susana Gimenez y no mi hermano El Pelle, que domina todos los acordes y todos los versos de La Boheme porque ama a la Ópera más que lo que amó a todas sus mujeres juntas (lo que no es poco decir porque ama de verdad a sus mujeres)

Para remarcar aun más la postal, fuera del palacio reconstruido había miles de personas mirando la transmisión en las paredes del teatro. Miles de personas anónimas y probablemente muchos de ellos amantes de la Ópera y que hubieran tenido al menos tanto derecho como Susana Gimenez en estar ahí, del lado de adentro.

El desprecio de los que estuvieron adentro del Colón hacia Cristina Kirchner es un desprecio directo hacia todos los que la apoyan. Pero ni se dan cuenta. Su machismo y su odio les impide darse cuenta de lo ofensivos que son.

En el Paseo del Bicentenario, paralelamente a lo del Colón, hubo una fiesta con dos millones de asistentes. La mayor concentración de personas de la historia, probablemente. Estaban cantando una música devaluada, despreciada, como es el folklore, después en un homenaje al tango Rodolfo Mederos rompió todas las barreras interpretando con su trio el chamamé Merceditas y el pueblo abrazado se volvió a emocionar.

En el paseo estaba el pueblo, representado por esos dos millones de personas. En el Colon ni "la gente" estaba.

1 comentario:

paniagua dijo...

Hola Francisco, estoy descubriendo tu blog. Muy bueno, te dejo un fuerte abrazo.

MR